27 feb. 2012

APLAUSOS Y PALMADAS

El poeta, el escritor, y el artista llevan por la vida una enorme carga en su cerebro y corazón, una misión que es el decir lo otros sienten y no pueden, no saben o no quieren expresarlo pero si leerlo de la pluma de aquellos... El hombre se encuentra consigo mismo cuando se mira en la paleta del pintor, en el espejo de la página, en la escena del teatro, retratado alli con sus imaginarios colores y reales lienzos de emociones y caricias... Pero por esa misma razón aquellos que lo representan con sus artes se nutren del aplauso, de la critica, de la palmadita en la espalda.Todos los necesitamos.... Miles de páginas son escritas y publicadas cada dia por estos medios; millones de ¨amigos¨ llenan esas páginas con sus fotos y avatares, más millones aún aparecen cada dia y solicitan ser incluidos en las páginas y en la amistad del que escribe, pero más allá de mirar las fotos o tal vez leer tres segundos mo escriben, no dicen, no participan no dan señales de vida a ese cuya ¨amistad¨ piden, ni jamás le dejan saber si está escribiendo por el simple deseo de pasar su tiempo sin de otro modo tener sentido alguno sus vidas. Muchos siguen creyendo en los números, el que mas nombres tiene en su lista más popular es, más éxito tiene.... lamento ser el abogado del diablo...nada resulta más falso.

25 feb. 2012


La Libélula azul



Las redondas olas sin crestas que recorren a ritmo de vals lento las extensiones del mar en verano arribaban a mis playas rodando juguetonas con las blancas y multicolores ostras que sonrientes las esperaban cual danzarinas sin alas a sus zapatillas mágicas, para jugar. Sueños de amanecer que las auroras trajeron un día y que aún son conservados por las gaviotas del norte en sus plumajes de sal… La brisa sopla mortecina apenas moviendo las nubes, y por las arenas de la isla una palmera se luce cual poema en nueva pluma….Hay silencio. La vida la islita es solitaria; los peces recorren en bandadas los corales en busca de refugio y de alimento, y las aves que de arriba ven los peces bien los cazan. Cristalina es el agua cercana y verde a la distancia, allá por donde se alejan los veleros cuando van por las rutas del pirata y la comba azul de cielo toca el agua sin mojarse… El sol se acerca al medio día y calienta un tanto la arenas de la isla, dándoles a las iguanas la idea de que se han mudado al Sahara. Me despierto al oír unas tonadas, yo que dormía flotando en mi chalupa después que mi barco naufragara. Silencio había porque aquellas olas que así viajan en verano no hacen ruido, más de pronto mis oídos se alertaron a una voz que no sede quien, de donde y ni como, podía en este océano cantar. Naves no había….
Mi cerebro enfebrecido por las horas, los días y las noches flotando en el mar sin esperanzas de vivir, me hacia ver grande….grande…grande mi vida. Las realidades de mi vida se unían a galope en el potro del orate para hacerme creer que todo lo fui, tuve y amé allí tenia, y que el agua que no tenia era el licor y las aves que volaban por arriba eran faisanes que cazaba en mis predios y comía… un poco de locura eran mis horas y alegre navegaba yo y mis velas seguían impulsando mi velero…. ¡Cuan bella era mi vida es esas horas de locura!...Yo venia de conquistar los Siete Mares, los Polos con sus hielos y sus luces; los trópicos sonrientes y los humeantes montoncitos de piedras que hacen islas, todo era mio. Mujeres licor y mis anclas, danzas de caderas sin dueños, guitarras dormilonas, y bandoneones que al moverse los tacones que rezóngan sin clemencia mientras que algún saxofón desde la orilla trasera del camino le adulan a las olas de mis mares… es evidente que llevo el vino de la noche en mi cabeza…. Canta una mujer…
Estoy enloqueciendo… almirante de mi flota y de mis naves voy gozoso por los mares, voy soñando…soy feliz en mis adentros y si el mundo penetrara en mis sentidos me vería el rey de los marinos…. Piratas pasan y sus sables destrozo con mis manos limpias, puertos nuevos con mis blancas velas y anclas de amores que me conquistan por tantas noches, muelles de blancas frazadas que cubren cuerpos que amarme dicen; vayan las horas de besos grises, de besos verdes de amores muchos… vayan los puertos de mis conquistas y las propinas que esconden almas porque las damos por más placer. Sueño.
Pero deliro; tal vez ya muerto mi cuerpo allí en el bote yace y es el espíritu mio que al alejarse siente todavía sus carnes y cree que ama y es amado; cree que vive y ya es pasado…. Tal vez…. Tal vez el tiempo se ha detenido sobre una roca allá junto al faro y desde allí vigila mi alma que pasa.
Oigo una voz de mujer, una leve y distante melodía en la distancia… despierto al fin y me froto los ojos tratando de mirar a través del reflejo del sol sobre las olas y de mis sentidos que acelerados ven las cosas como ciertas, donde me veo como era y como sigo sabiendo que lo era, y vivo en el aplauso de los hombres y los brazos de las bellas mujeres por mi mundo de quijote y de aventuras.
Una cola de pez se ve saltando a la distancia, después hay otra, y hay muchas otras y todas mías si las quiero, al fin dueño del mar ya soy. Pero las dudas me asaltan… sueño, estoy soñando; no, tengo fiebre, mi cerebro me engaña, mi nave surca el cristal bajo un sol fuerte, la sed me está empujando, la mente anda en hamacas…
Se ve apenas con los ojos cerrados y las fibras del corazón vibrando un letrero que saliendo del fondo de los mares me reta: ¿Me cuentas si existen las sirenas?
El canto parece de mujer de voz sutil, y abro los ojos, leo, me burlo de mis propios pensamientos, Estoy loco ya, me digo; tengo mucha sed. Me mojo las manos para que mi cuerpo reciba un poquito de humedad y no morir deshidratado. Se acerca aún más la voz…
Aléjate, ¿no ves que estoy glorioso navegando por mis mares a velas, a solas, a la voluntad gozosa de las olas que me acunan con su amor y sus sonrisas? No te enamores de mi, le canto ya que su voz música es, pero cual toro embravecido insiste en correr hacia el torero.
Me atrevo a cantar sobre la borda ya mi cerebro anda entre candelas, y acaso ¿qué más bello que una princesita de una reino que ama y por amar pierde al ser amado y al mar se lanza?
No, Señor; ella no ha muerto, una ballena que pasaba y la oyó llorar por amor se la cargó y allá en la isla secreta de sus mares la enseñó a nadar, la adoptó y le fabricó una cola con la tela que una estrella del mar hizo en el cielo y se la trajo envuelta en una perla.
No terminé la historia cantada cuando a mis espaldas sonaba una sonriente vocecita femenina:
¿Busca usted a alguien…?
Loco como estaba sin saber si era mujer, estrella o diosa un beso en mejilla le planté…
Mi sueño se hizo largo y luego despierto allá la playa.
Me cuentan las chicharas que fue mucho, que mi bote había llegado sin sus remos y mi cuerpo transportado por una sirenita había carenado a la playa en una tarde de verano, casi muerto.
Una ostra que se me hizo buena amiga me contó que muchos escualos en el camino me atacaron, que ballenas y marsopas me rodeaban y que aquella sirenita allí entre todos, luchando contra sus propios amores del pasado, sus perseguidores insensatos de la aguas, los erizos que le clavan sus espinas y los golpes que las olas me daban contra las rocas firmes del arrecife, cargada conmigo que es pesado y herida por mil dardos de las fieras de los mares y los aires, por la playa me cargó.
Nació el amor. Creo que locura en mi beso descarado hubo; y locura en sus labios que empezaron a penar porque allí fuera donde el próximo beso yo le diera.
Salvó mi vida, nació el amor; volaron las gaviotas mientras con el día claro en el cielo surgió un arcoíris cual collar de perlas de Mallorca y una vocecita con tono de ballena enamorada comenzó a tararear una tonada aquí a mi lado.
Tuvimos frio. Esa noche allí en la playa cambió el viento, ella no podía vivir a mi lado fuera del agua ni yo al suyo bajo el mar, pero la distancia, tan cerca y a la vez tan difícil hizo de nuestro amor una sonrisa cruel para acercarnos… Las tormentas se multiplican, las arenas vuelan a diario y las olas a veces hacen muy difícil oír su canto y a ella difícil leer mis cuentos de princesitas y luces, de
De carnavales en cielo y de danzas gitanas sobre la nube que nació en la flor.
Y en medio de las espinas, los filos, las olas, las tormentas, las dentelladas y las envidias nuestras dos alma unidas se pasean nadando alrededor de la isla, medio mar y medio arena; algo mio y algo suyo, y los dos un solo mundo…. Dos no más somos ya uno. Reyes del mar y de las penas, dueños de los reflejos de la luz sobre las olas, espíritus libres que sabemos nadar, flotar, cantar, amar… y de la princesita convertida en princesa y el marino aventurero nació en la isla de las blancas arenas y las caracolas que hablan, el amor más grande del reino de los mares….
Y un día sereno en que sobre el arena, mojados, nos amábamos apareció en la playa un ser que era el Dios mismo. Por un momento nos miró
Se acercó sonriente, levantó la mano y nos indicó a las flores con su dedo al que vino a posarse una libélula azul….
Dios tomó mi mano y la unió a la de ella y sobre las dos manos nuestras unidas plantó aquella libélula azul.
Este es vuestro anillo azul
Juradme que os amareis hasta la muerte y más allá de la muerte cuando lleguéis a mi reino en el cielo. Juramos.
Lo que Dios en cielo une ningún hombre podrá separar
Os declaro por mi fe, marido y mujer
Y os doy esta libélula como el signo de mi buena fe en vuestro amor.
¡AMEN!
No quiero despertar.

24 feb. 2012





La Libélula azul

Las redondas olas sin crestas que recorren a ritmo de vals lento las extensiones del mar en verano arribaban a mis playas rodando juguetonas con las blancas y multicolores ostras que sonrientes las esperaban cual danzarinas sin alas a sus zapatillas mágicas, para jugar.  Sueños de amanecer que las auroras trajeron un  día y que aún son conservados por las gaviotas del norte en sus plumajes de sal… La brisa sopla mortecina apenas moviendo las nubes, y por las arenas de la isla una palmera se luce cual poema en nueva pluma….Hay silencio.  La vida la islita es solitaria; los peces recorren en bandadas los corales en busca de refugio y de alimento, y las aves que de arriba ven los peces bien los cazan.  Cristalina es el agua cercana y verde a la distancia, allá por donde  se alejan los veleros cuando van por las rutas del pirata y la comba azul de cielo toca el agua sin mojarse… El sol se acerca al medio día y calienta un tanto la arenas  de la isla, dándoles a las iguanas la idea de que se han mudado al Sahara.   Me despierto al oír unas tonadas, yo que dormía flotando en mi chalupa después que mi barco naufragara. Silencio había porque aquellas olas que así viajan en verano no hacen ruido, más de pronto mis oídos se alertaron a una voz que no sede quien, de donde y ni como, podía en este océano cantar. Naves no había….

Mi cerebro  enfebrecido por las horas, los días y las noches flotando en el mar sin esperanzas de vivir, me hacia ver grande….grande…grande mi vida.  Las realidades de mi vida se unían a galope en el potro del orate para hacerme creer que todo lo fui, tuve y amé  allí tenia,  y que el agua que no tenia era  el licor y las aves que volaban por arriba eran faisanes que cazaba en mis predios y comía… un poco de locura eran mis horas y alegre navegaba yo y mis  velas seguían impulsando mi velero…. ¡Cuan bella era mi vida es esas horas de locura!...Yo venia de conquistar los Siete Mares, los Polos con sus hielos y sus luces; los trópicos sonrientes y los humeantes montoncitos de piedras que hacen islas, todo era mio.  Mujeres licor y mis anclas, danzas de caderas sin dueños, guitarras dormilonas, y bandoneones que al moverse los tacones que rezóngan sin clemencia mientras que  algún saxofón desde la orilla trasera del camino le adulan a las olas de mis mares… es evidente que llevo el vino de la noche en mi cabeza…. Canta  una mujer…

Estoy enloqueciendo… almirante de mi flota y de mis naves  voy  gozoso por los mares, voy soñando…soy feliz en mis adentros y si el mundo penetrara en mis sentidos me vería el rey de los marinos…. Piratas pasan y sus sables destrozo con mis manos  limpias, puertos nuevos con mis blancas velas y anclas de amores que me conquistan por tantas noches, muelles de blancas frazadas que cubren cuerpos que amarme dicen; vayan las horas de besos grises, de besos verdes de amores muchos… vayan los puertos de mis conquistas  y las propinas que esconden almas porque las damos por más placer. Sueño.

Pero deliro; tal vez ya muerto mi cuerpo allí en el bote yace y es el espíritu mio que  al alejarse siente todavía sus carnes y cree que ama y es amado; cree que vive y ya es pasado…. Tal vez…. Tal vez el tiempo se ha detenido sobre una roca allá junto al faro y desde allí vigila mi alma que pasa.

Oigo una voz de mujer, una leve y distante melodía en la distancia… despierto al fin y me froto los ojos tratando de mirar a través del reflejo del sol sobre las olas y de mis sentidos que acelerados ven las cosas como ciertas, donde me veo como era y como sigo sabiendo que lo era, y vivo en el aplauso de los hombres y los brazos de las bellas mujeres por mi mundo de quijote y de aventuras.

Una cola de pez se ve saltando  a la distancia, después hay otra, y hay muchas otras  y todas mías si las quiero, al fin dueño del mar ya soy.  Pero las dudas me asaltan… sueño, estoy soñando; no, tengo fiebre, mi cerebro me engaña,  mi nave surca el cristal bajo un sol fuerte, la sed me está empujando, la mente anda en hamacas…

Se ve apenas con los ojos cerrados y las fibras del corazón vibrando un letrero que saliendo del fondo de los mares me reta: ¿Me cuentas  si existen las sirenas? 

El canto parece de mujer de voz sutil, y abro los ojos, leo, me burlo de mis propios pensamientos, Estoy loco ya, me digo; tengo mucha sed.  Me mojo las manos para que mi cuerpo reciba un poquito de humedad y no morir deshidratado.  Se acerca aún más la voz…

Aléjate, ¿no ves que estoy glorioso navegando por mis mares  a velas, a solas, a la voluntad gozosa de las olas que me acunan con su amor y sus sonrisas?   No te enamores de mi, le canto  ya que su voz música es, pero cual toro embravecido insiste en correr hacia el torero.

Me atrevo a cantar sobre la borda ya mi cerebro anda entre candelas, y acaso ¿qué más bello que una princesita de una reino que ama y por amar pierde al ser amado y al mar se lanza?

No, Señor; ella no ha muerto, una ballena que pasaba y la oyó llorar por amor se la cargó y allá en la isla secreta de sus mares la enseñó a nadar, la adoptó y le fabricó una cola con la tela que una estrella del mar hizo en el cielo y se la trajo envuelta en una perla.

No terminé la historia cantada cuando a mis espaldas sonaba una sonriente vocecita femenina:

¿Busca usted a alguien…?

Loco como estaba sin saber si era  mujer, estrella o diosa  un beso en mejilla le planté…

Mi sueño se hizo largo y luego despierto allá la playa.

Me cuentan las chicharas que fue mucho, que mi bote había llegado sin sus remos y mi cuerpo transportado por  una sirenita  había carenado a la playa en una tarde de verano, casi muerto.

Una ostra que se me hizo buena amiga me contó que muchos escualos en el camino me atacaron, que ballenas y marsopas me rodeaban y que aquella sirenita allí entre todos, luchando contra sus propios amores del pasado, sus perseguidores insensatos de la aguas, los erizos que le clavan sus espinas y los golpes que las olas me daban contra las rocas firmes del arrecife, cargada conmigo que es pesado y herida por mil dardos de las fieras de los mares y los aires, por la playa me cargó.

Nació el amor.  Creo que locura en mi beso descarado hubo;  y locura en sus labios que empezaron a penar porque allí fuera donde el próximo beso yo le diera.

Salvó mi vida, nació el amor; volaron las gaviotas mientras con el día claro en el cielo surgió un arcoíris cual collar de perlas de Mallorca y una vocecita con tono de ballena enamorada comenzó a tararear una tonada aquí a mi lado.

Tuvimos frio. Esa noche allí en la playa cambió el viento, ella no podía vivir  a mi lado fuera del agua ni yo al suyo bajo el mar, pero la distancia, tan cerca y a la vez tan difícil hizo de nuestro amor una sonrisa cruel para acercarnos… Las tormentas se multiplican, las arenas vuelan  a diario y las olas a veces hacen muy difícil oír su canto y a ella difícil leer mis cuentos de princesitas y luces, de

De carnavales en cielo  y de danzas gitanas sobre la nube que nació en la flor.

Y en medio de las espinas, los filos, las olas, las tormentas, las dentelladas y las envidias nuestras dos alma unidas se pasean nadando alrededor de la isla, medio mar y medio arena; algo mio y algo suyo, y los dos un solo mundo…. Dos no más somos ya uno.  Reyes del mar y de las penas, dueños de los reflejos de la luz sobre las olas, espíritus libres  que sabemos nadar, flotar, cantar, amar…  y de la princesita convertida en princesa y el marino aventurero nació en la isla de las blancas arenas y las caracolas que hablan, el amor más grande del reino de los mares….

Y un día sereno en que sobre el arena, mojados, nos amábamos  apareció en la playa un ser que era el Dios mismo.  Por un momento nos miró 

Se acercó sonriente, levantó la mano y nos indicó a las flores con su dedo al que vino a posarse una libélula azul….

Dios tomó mi mano y la unió a la de ella y sobre las dos manos nuestras unidas plantó aquella libélula azul.

Este es vuestro anillo azul

Juradme que os amareis hasta la muerte y más allá de la muerte cuando lleguéis a mi reino en el cielo.  Juramos.

Lo que Dios en cielo une ningún hombre podrá separar

Os declaro por mi fe, marido y mujer

Y os doy esta libélula como el signo de mi buena fe en vuestro amor.

¡AMEN!

No quiero despertar.




Solo Nunca Más

Mi Ultimo Puerto
Caminé sobre las huellas del fuego que ayer hubo, y senti en mis plantas las quemadas; viví en en extenso mar del sueño y aprendi que mi almohada es una roca, probé lo salado de una lágrima, más salada y más que el mar; arrastré las cadenas de mis anclas por el puerto donde se unen el sueño y la verdad, y clavé el puñal de las distancias en el fondo de mi propio corazón.... Fue la brisa de tus años hoy muy lejos, que impulsaron mis naves aún sin velas.... y las aguas que corrieron del desierto escapando a las arenas al cabo de los tiempos te trajeron a mi mundo de carenas y de naves, que sin remos y sin brazos casi pueden recalar aqui a mis besos..... Te he esperado no se cuanto, pués los siglos de creado el mundo es cuenta que se pierde tallada en una roca en honda cueva y de su historia solo queda en esta tierra una boca que te espera hace mil años y unos brazos prestos a acurrucarte aqui en mi pecho y cargada entre mis sueños lejos irme a soñar nunca más solo....Ver más

23 feb. 2012

Soñar Nunca Más Solo

Caminé sobre las huellas del fuego que ayer hubo, y senti en mis plantas las quemadas; viví en en extenso mar del sueño y aprendi que mi almohada es una roca, probé lo salado de una lágrima, más salada y más que el mar; arrastré las cadenas de mis anclas por el puerto donde se unen el sueño y la verdad, y clavé el puñal de las distancias en el fondo mi propio corazón.... Fue la brisa de tus años hoy muy lejos, que impulsaron mis naves aún sin velas.... y las aguas que corrieron del desierto escapando a las arenas al cabo de los tiempos te trajeron a mi mundo de carenas y de naves, que sin remos y sin brazos casi pueden recalar aqui a mis besos..... Te he esperado no se cuanto, pués los siglos de creado el mundo es cuenta que se pierde tallada en una roca en honda cueva y de su historia solo queda en esta tierra una boca que te espera hace mil años y unos brazos prestos a acurrucarte aqui en mi pecho y cargada entre mis sueños lejos irme a soñar nunca más solo....

22 feb. 2012

Mi Chalanita


Esa mañana salí con mi chalaníta a toda vela aprovechando la ventolina que nos traía el terral con sus aromas de las flores silvestres de los campos de Cuba, que acostumbra a sentarse sobres nuestras vidas mientras navegamos por entre las bahías, cayos e islotes que rodean la Costa Norte de nuestra bella Isla de Cuba. El café carretero hecho en la negra lata en el anafe de abordo me hacia res...pirar hondo, y el vientecito en la popa no venia mal…. Mi abuelo empezó a cantar, las gaviotas revolaban al olor de las sardinas y boquerones frescos que a tiro de atarraya habíamos pescado en la madrugada allá por La Pasita, y a mi se me unían en la mente y los sentidos los recuerdos, los olores, las esperanzas, las ilusiones y el sentimiento dividido sobre la propiedad de mi chalanita… Mi primera propiedad, mi primera nave, mi escuela de mar…. Y mi capitán, maestro y mejor amigo que ahora cantaba con aquella extraordinaria voz que ya quisieran muchos que han sido famosos tener. Emilio ¨El Gallego¨ era mi maestro, capitán y mejor amigo, esta era su chalanita de muchos años, en esta se ganaba el pan, en esta me enseñó a amar, sin darse cuenta aún que lo hacia, porque la naturaleza era su gran amor.
Capitán de una nave española muy joven aún se casó con mi abuela viuda que tenia tres hijos pequeños y mi padre el menor….Por amor abandonó su profesión y se dedicó a ser padre y esposo. Buzo de gran valía era llamado por las compañías navieras de todas partes de mundo cuando una nave se encallaba para que les inspeccionara los fondos y así era uno de los obreros del puerto que mas famoso era y más dinero ganaba. Yo andaba por los once años….. estos eran otros días…..Esa mañana la vela se había izado mía, y eso me hacia muy feliz, pero…..
Nunca había sabido que la felicidad de heredar algo muy querido viene al precio de perder al ser que amas….¨El Gallego¨ no se queja, pero está enfermo…. ¿de que me vale tener su chalana si se me va mi capitán? El no se queja nunca, es sereno, callado, entero. Lo miré muchas veces mientras el cantaba sus gallegadas que nunca antes le había oído cantar. Mi abuelo paterno murió peleando por la Patria durante La Guerra de la Independencia de Cuba…. Este es mi abuelo, el único que conocí, el crio a mi padre, el es todo y más para mí…. Pero me regaló su chalanita….
¿Seguiremos pescando juntos…..?
¿Qué pasa Abuelo…?
¿Oh, ya no soy ¨Gallego¨?
Hoy no; hoy soy tu niño que pregunto…
Nunca lo hiciste antes.
No, nunca te sentí en la punta del muelle antes…
¿Qué quieres decir?
¿Qué te pasa, qué estás pensado, hacia dónde diriges tus naves?
Háblame, yo soy tu amigo.
No pude reprimir la salina carrera sobre mis mejillas.
¿Quieres irte conmigo? Vamos? Es mi viaje final, hijo mio
Tengo un cáncer en el cerebro, en el vientre, en el oído
Voy a morir en unos días……
No fueron unos días….. fueron unas horas….
Se me murió mi capitán en medio de la bahía, en ¨mi¨ chalanita
Ver más
· · · Hace 19 horas
  • A Edith Isabel Trani y a ti os gusta esto.
    • Mi Ultimo Puerto No fue esta chalana, pero fue una muy parecida, toda pintada de verde, con el cintón negro
      Hace 18 horas ·
    • Sumira Fernandez Que bello, me emocione, usted narra las cosas de una forma que parece que puedo verlas y olerlas, el salitre el canto del capital todo es como vivir esa experiencia de nuevo. Lo felicito!!!!!!!
      Hace 18 horas ·

11 feb. 2012

El Mar y El Sueño

Crecer a la orilla del mar, dentro del mar, sobre el mar es en si una aventura. el mar es esa magia líquida que cual novia invita, que cual licor alegra, que cual gitano te roba y sigue cantando al compás del taconeo, las palmadas de la brisa y que se envuelve en la mantilla de tus velas para para embrujarte y hacerte suyo. Marinero no queria yo ser, pero marinero fui; sereno por las calles quis...e andar, mas anduve sobre las olas y aprendi a vivir, floté y sufrí en sus aguas pero aprendi a pensar, a mirar con pacientes intenciones las distancias y esperar mientras corria, dar vueltas al timón y tiempo para girar a la nave..... y aprendi de amor, de amores lejanos, ajenos, distintos, variados, infieles y puros... Aprendi que un beso puede valer una vida y una vida puede servir de bocado; el beso que ilustra un amor y el bocado que toma el tiburón de las carnes de un marino... Aprendi...
El mar me enseñó su vientre con el pudor de una doncella, pero me aceptó en su seno con descarada sonrisa... Juguetones sus hijas, las salpicadoras hirieron mis ojos a veces y pareciera que lloraba pero eran las horas de pensar y soñar, de mirar al lejano último rayo de sol cerca del Polo, o a la islita que nos vió pasar un dia, y la novia pronta a querernos ya.... aprendi en el mar y por eso hoy te amo a ti, porque en tus ojos veo las estrellas de mis noches y en el puerto de tu pecho veo el anclaje de mis sueños.... te amo con la fe de los corales y mi amor por ti se refresca cada dia como las corrientes del mar lavan las rocas, como las espumas se engalan en el la luz del faro que ilumina en la distancia mi velero...Por eso que aprendi en el mar hoy te amo mucho más.
Ver más
· · · Hace

El Mar y Los Sueños

Crecer a la orilla del mar, dentro del mar, sobre el mar es en si una aventura. el mar es esa magia líquida que cual novia invita, que cual licor alegra, que cual gitano te roba y sigue cantando al compás del taconeo, las palmadas de la brisa y que se envuelve en la mantilla de tus velas para para embrujarte y hacerte suyo. Marinero no queria yo ser, pero marinero fui; sereno por las calles quis...e andar, mas anduve sobre las olas y aprendi a vivir, floté y sufrí en sus aguas pero aprendi a pensar, a mirar con pacientes intenciones las distancias y esperar mientras corria, dar vueltas al timón y tiempo para girar a la nave..... y aprendi de amor, de amores lejanos, ajenos, distintos, variados, infieles y puros... Aprendi que un beso puede valer una vida y una vida puede servir de bocado; el beso que ilustra un amor y el bocado que toma el tiburón de las carnes de un marino... Aprendi...
El mar me enseñó su vientre con el pudor de una doncella, pero me aceptó en su seno con descarada sonrisa... Juguetones sus hijas, las salpicadoras hirieron mis ojos a veces y pareciera que lloraba pero eran las horas de pensar y soñar, de mirar al lejano último rayo de sol cerca del Polo, o a la islita que nos vió pasar un dia, y la novia pronta a querernos ya.... aprendi en el mar y por eso hoy te amo a ti, porque en tus ojos veo las estrellas de mis noches y en el puerto de tu pecho veo el anclaje de mis sueños.... te amo con la fe de los corales y mi amor por ti se refresca cada dia como las corrientes del mar lavan las rocas, como las espumas se engalan en el la luz del faro que ilumina en la distancia mi velero...Por eso que aprendi en el mar hoy te amo mucho más.
Ver más
· · · Hace

9 feb. 2012

NO TE QUIERO, PERO TE QUIERO

Pudiera uno escribir mil novelas sobre el tema, las hay,todas son iguales, solo el nombre de las dos personas cambia. poco importa el tiempo y el lugar....Hablamos de amor. Yo he predicado siempre lo que es amor, (la unión de dos partes con goma, clavos, tornillos, cemento, poemas, pan, etc) pero lo más común es el amor de dos personas, una por la otra. Nos atrae lo que nuestros ojos ven, a veces ...lo que oimos, leemos o nos cuentan.... y nos penetra el deseo...a eso lo llamamos amor. Luego se unen la pieles y las emociones carnales nos crean otros tipos de sentimientos, de ilusiones, de creer lo que vemos, lo que oimos pero más comunmente, lo queremos imaginar en las relaciones y en la persona con quien compartimos la piel. Pero somos dos partes, dos ruedas en un eje y el vehiculo puede tener tres ruedas, y no tener timón, o el timón estar en manos ajenas. Y uno de los dos tiene su vida con todas sus complejidades e incidencias y el otro la suya....nunca somos iguales, ni sentimos de igual modo, ni nos comportamos ni somos compatibles totalmente, o falta un ingrediente en una de las partes. De ahi las rupturas, los abandonos y los divorcios.... Pero tenemos que enfrentar la realidad de nuestras vidas, el que se sale de una relación, por alguna razón lo hace, mientras que el otro sigue queriendo conservar aquello que ya posee sin importar de quien fue la razón del distanciamiento.... nos sentimos propietarios despojados, nuestras carnes se degajan de nuestros huesos y nuestro corazones sangran sin alivio... Después queremos y no queremos; sabemos y no entendemos, o entendemos pero no lo comprendemos.....

Hace 49 minutos · Me gusta · 1.

Don Gilberto
Y nos despedimos mil veces diciendo niñerias de que no queremos mientras seguimos en las mismas lineas diciendo que queremos.... pero vuelvo, por bien o por mal, justo o no, todo el que se va de una relación, lo hace porque detrás de esa acción suya, hay un motivo. Puede que esa persona vino a esta relación solo a buscar un goce, un solaz, una aventura y ya el deseos y la conveniencia pasaron...puede que en alguna parte de la relación algo no satisface, o es insalvable, o no concuerda, sepánlo o no los dos.... o puede que una de las partes tiene otras vidas, otros intereses, otras necesidades u otra nueva ilusion y quiere o tiene que ir en pos de lo nuevo.

ADIOS NO TE QUIERO, PERO TE QUIERO

Pudiera uno escribir mil novelas sobre el tema, las hay,todas son iguales, solo el nombre de las dos personas cambia. poco importa el tiempo y el lugar....Hablamos de amor. Yo he predicado siempre lo que es amor, (la unión de dos partes con goma, clavos, tornillos, cemento, poemas, pan, etc) pero lo más común es el amor de dos personas, una por la otra. Nos atrae lo que nuestros ojos ven, a veces ...lo que oimos, leemos o nos cuentan.... y nos penetra el deseo...a eso lo llamamos amor. Luego se unen la pieles y las emociones carnales nos crean otros tipos de sentimientos, de ilusiones, de creer lo que vemos, lo que oimos pero más comunmente, lo queremos imaginar en las relaciones y en la persona con quien compartimos la piel. Pero somos dos partes, dos ruedas en un eje y el vehiculo puede tener tres ruedas, y no tener timón, o el timón estar en manos ajenas. Y uno de los dos tiene su vida con todas sus complejidades e incidencias y el otro la suya....nunca somos iguales, ni sentimos de igual modo, ni nos comportamos ni somos compatibles totalmente, o falta un ingrediente en una de las partes. De ahi las rupturas, los abandonos y los divorcios.... Pero tenemos que enfrentar la realidad de nuestras vidas, el que se sale de una relación, por alguna razón lo hace, mientras que el otro sigue queriendo conservar aquello que ya posee sin importar de quien fue la razón del distanciamiento.... nos sentimos propietarios despojados, nuestras carnes se degajan de nuestros huesos y nuestro corazones sangran sin alivio... Después queremos y no queremos; sabemos y no entendemos, o entendemos pero no lo comprendemos.....

Hace 49 minutos · Me gusta · 1.

Don Gilberto
Y nos despedimos mil veces diciendo niñerias de que no queremos mientras seguimos en las mismas lineas diciendo que queremos.... pero vuelvo, por bien o por mal, justo o no, todo el que se va de una relación, lo hace porque detrás de esa acción suya, hay un motivo. Puede que esa persona vino a esta relación solo a buscar un goce, un solaz, una aventura y ya el deseos y la conveniencia pasaron...puede que en alguna parte de la relación algo no satisface, o es insalvable, o no concuerda, sepánlo o no los dos.... o puede que una de las partes tiene otras vidas, otros intereses, otras necesidades u otra nueva ilusion y quiere o tiene que ir en pos de lo nuevo.

6 feb. 2012

Sirenitas

Un dia mi barco llegó a tu puerto, eras princesa y querias saber de las sirenas....Marinero, preguntaste, ¿Qué hay de las historias de las sirenas? Teji una historia de una Sirenita especialmente para ti. Dios puso su mano en el camino y nos unió para lo eterno. Navegamos mil tormentas en naves de vikingos, de sueños y de oropel; elevamos las aves al cielo de seda china colorido y sin bordes, y hemos bailado las gitanadas del puerto mediterraneo del placer....hemos ido al fondo del mar por unas perlas, y al cielo preguntando donde estaba el reino del amor, y estaba en Dios, que por cierto nos lo regaló para hacernos eternamente UNO.... pero tal vez no sabemos merecer la gloria y el camino del cielo eterno está alli esperando que la muerte un dia decida por mi....Yo moriré pensndo en la sirenita que escribi....

Sirenitas

Un dia mi barco llegó a tu puerto, eras princesa y querias saber de las sirenas....Marinero, preguntaste, ¿Qué hay de las historias de las sirenas? Teji una historia de una Sirenita especialmente para ti. Dios puso su mano en el camino y nos unió para lo eterno. Navegamos mil tormentas en naves de vikingos, de sueños y de oropel; elevamos las aves al cielo de seda china colorido y sin bordes, y hemos bailado las gitanadas del puerto mediterraneo del placer....hemos ido al fondo del mar por unas perlas, y al cielo preguntando donde estaba el reino del amor, y estaba en Dios, que por cierto nos lo regaló para hacernos eternamente UNO.... pero tal vez no sabemos merecer la gloria y el camino del cielo eterno está alli esperando que la muerte un dia decida por mi....Yo moriré pensndo en la sirenita que escribi.·