28 ago. 2012

Troncos Torcidos


 
                                                                         
                                   
                                          CUANDO YO ERA UN JOVENCITO

                                      QUE EMPEZABA A CORRER AVENTURAS

O mejor dicho, andaba en la segunda aventura de mi vida, trabajaba en una hacienda cafetalera en lo alto de las montañas. El dueño de la hacienda, un leonés  de escasa educación, pero hombre muy práctico en las cosas de la vida, un día en que algunas personas habían actuado  con cierto grado de  deshonestidad, mientras cenábamos en  la terraza de su bella residencia, y yo reflexionaba sobre lo que el ser humano hace a veces en perjuicio de otros, me dijo: ¨Mire usted ese monte que tenemos ahí al lado, tome un hacha y vaya en busca de un tronco perfectamente derecho, y si lo encuentra, córtelo y téngalo hasta que encuentre un hombre igual a ese palo.¨ o palabras a ese efecto.

Muchos árboles he sembrado, de madera y de carnes, y los hay derechos, por cierto, pero búsquelos usted. Los científicos, los investigadores legales y los jueces dedican sus vidas y esfuerzos a buscar los hechos, la verdad, el árbol derecho a diario…

Pero no es cosa simple caminar por dentro de las enramadas y encontrar la perfección; nadie es perfecto, si por perfecto entendemos ciertas formas de pensamiento y actuación.  A veces es una palabra, un gesto, una evasión de la mirada. Recuerdo a veces el primer barbero que me rasuró  las barbas en New York; era un griego cuyo amor por la pureza de los idiomas lo hacia ver como el aula de una universidad en carne viva.  Y algo del lenguaje se hablaba entre operarios y clientes una mañana, cuando una cuestión de gramática y ortografía le provocó darles a los unos y los otros una de sus lecciones: ¨Ved la diferencia que hace la puntuación, señores, en esta frase¨ -dijo, ¨¿Qué, te afeito de gratis y te doy un dólar?,  …¡Que te afeito de gratis y te doy un dólar!... y,  ¿Qué? …Te afeito de gratis y te doy un dólar…

Muchas veces le pedimos a una persona que nos cuente los detalles de una cierta conversación de escasa o ninguna importancia aparente, pero aparte de la posible falta de memoria, la persona evade por mil vericuetos responder directa y claramente a la pregunta con lo cual provoca dudas, más preguntas, recelos y  quizás muchos dolores a más de una persona… aunque no exista y precisamente porque no existe, nada de feo ni capaz de provocar reacción aflictiva en ningún momento.   Los resultados siempre acaban por perjudicar  al que así evade  el responder porque se echa encima el manto de las sospechas de cosas peores…

Pero, no hay muchos troncos perfectamente derechos en el bosque.                                 

YO QUIERO MIRAR AL CAMINO






Yo quiero mirar al camino con los ojos abiertos al sol,

Quiero pisar cada piedra por dura que sea con la firme creencia

 En mis pasos, de que trillo por valles, bosques y lagos a sabiendas que

 Al final del camino me espera el descanso. No, no es que me muera mañana, es que al escalar las montañas se cansan las piernas, al vadear las aguas se desgastan las gotas y

Al arrastrar las cargas de sueños, de penas, de agonías y placeres se juntan las carnes

Cansancio, de mente, recuerdos y luces, obscuros y silencios al tiempo que oscuros y amaneceres.

Una flor que al nacer hace sueños es la clave de un poema que nace, de una idea que florece en la mente, de un mensaje del cielo a los hombres, y es el aroma que une las almas.

Por ello amo mi jardín, porque en las alas del ave y la mariposa vuelan las aromas y en la carga de las abejitas viajan las mieles del bien.  Nada surge de la nada, todo sale de una bendición….  Yo no sé que es eso de una bendición, ni se nada de milagros, solo sé que se alegran los campos cuando cantan las aves y se renuevan los rosales.   En cada cerebro surge una idea y en cada corazón un niño renace…. Porque niños los humanos somos, por más que los años nos pasen y es de ahí que se marchitan las vidas y se apagan los cirios del templo al rezar… por no compreder…

La carne envejece, el cerebro no…  Los últimos rezos al cielo los pronuncia un suspiro al morir, sin que medien ni cura ni monja, solo la cobarde silueta del hombre que deja de ser carne para ser perchero con piel.   Uno no es más que su piel. Mañana los huesos ruedan por las praderas y el niño que pasa inocente juega con ellos. Nada sabe de aventuras, de ayer, de traiciones, ni verbos, ni astucia…  el niño, como la flor solo vive el rocío  que le inspira mojado al amanecer.

Son piratas las hora del sueño, ladrones de naves de oropeles y tintes que pretenden sembrar los valles de arcos iris… total para nada… porque nada es todo y todo es nada. No creo a mis ojos a veces porque el hológrafo me los engaña, y sin embargo creo en un Ser Divino que nadie ha visto ni nadie jamás verá.  Somos un canto que hace eco en las montañas y se pierde en el vacío de una copa de champán que se volcado…

El piso resbalosos te hace caer, y si no te mató la borrachera, el champán al final tumbarte ha logrado…   Perchero soy, un pantalón y una camisa hechos de piel que cuelga del perchero y camina por mares y por cielos creyendo que ha vivido….

24 ago. 2012

LOS MISMO UNA VEZ MAS

                                                                         


AQUÍ CADA DIA SE VEN COSAS NUEVAS, PERO TODO REDUNDA EN LA MISMA PROCEDENCIA CON LOS MISMOS RESULTADOS.  

 Las ideas surgen y todos creemos que estamos haciendo algo nuevo, pero la vuelta a la noria es la gran realidad;  todos vamos por el camino trazado por los creadores de este proyecto.  La amistad virtual puede ser una diversión, o un placer, o un simple pasatiempo entretenido.  Pensar que más allá de distraernos esto puede realmente darnos un pie en la mejora del ser humano, o en las relaciones entre países y sociedades es una quimera.  Los humanos estamos viviendo en una era de exceso de comunicaciones y con ello la proliferación de las realidades de nuestras propias vidas. En este planeta nadie es feliz; todos tienen algo que les hace difícil la vida y los más buscan por los caminos que sean hallar algo que les distraiga las mentes, que les permita escapar hacia un mundo mejor, y de ello salen las fantasías no siempre saludables por cierto.   Pero el asunto se agrava o al menos complica porque como no hay más ciego que el que no quiere ver, los mas disfrutan este sueño ilusorio de LA AMISTAD Y EL AMOR virtuales que no es menos realista ante sus ojos que lo que las religiones prometen del futuro en el cielo; con la ventaja de que ese cielo está aquí, al alcance del teclado. Por eso ahora todos somos poetas, artistas, soñadores, amantes, príncipes y reinas de belleza. Por ello todo nos parece nuevo a nuestros propios ojos; todos nos sentimos creadores del nuevo proyecto de felicidad y nubes rosadas cuando no somos más que pobres peones de la imaginación necesaria para sobrevivir al diario acontecer.

Amar, reír, cantar, mirar por la ventana las aves revoloteando sobre las flores en el jardín de las redes sociales no es ni más ni menos que los que hace el actor en el teatro, que entreabre la cortina, mira hacia atrás de bastidores  donde están todos los artefactos hechos montones y llenos de polvo y trastos y lee sus líneas como Don Juan:

¿No es verdad, ángel de amor, que en esta apartada orilla, la luna más pura brilla y se respira mejor?¨

Y los otros pasan y si acaso ven una foto insinuante que les llena el cerebro de ideas de otro tipo le ponen, a fuer de compromiso un  ¨Like¨  Y el planeta sigue en sus giros.

18 ago. 2012

AMAR EN DIOS

                                                                           

                                                          

SEGÚN PASAN LOS DIAS, LOS AÑOS, LOS SIGLOS LA HUMANIDAD ADELANTA ALGO EN VARIAS DIRECCIONES.

Ciencias en particular que mientras más nos enseñan más lejos estamos del momento obscuro del dominio de las sociedades y los humanos, dirigidos por hombres que se tildan de ser los dueños de cada uno de los dioses en sus respectivos templos y con eso gobiernan y controlan los pueblos encadenando sus almas.  Las artes no han cambiado nunca desde el primer día, si nos damos cuenta que hacer muchas maromas, cambios de colores y chillidos puede ser arte o no; pero una cosa que no ha cambiado y es posible que sea muy difícil de cambiar es el los que los seres de dos patitas que caminamos por este planeta entendemos, entendemos por amor a Dios y nuestras actuaciones al respecto.

El tema seria demasiado largo y conflictivo para que un ignorante como yo lo acometa aqui; pero una cosa he de mencionar, eso si;

¿Por qué las personas que más pregonan su amor a Dios, sus creencias del amor de Dios y del amor a su prójimo, son las que más odio vomitan y aspiran a que Dios sea un ángel vengador a sus servicio, cual si tal deidad si fuera un secuaz de tirano  a su servicio, como lo gritaban los profectas de la antigüedad a los pueblos, cuando algo, en particular una relación amorosa no les sale a sus antojos?

¿Es acaso que con la misma fuerza que la religión se le enseña, y hasta si se quiere, se le impone al niño al nacer allí en el seno de la familia y en entorno en que se educa, crece y convive sin darle otra razón para que crea como o sea la exigencia de fe ciega, nos hace ver que  aquello que en nuestra mente social vive no es más puro que nuestros propios sentimientos más cobardes?

TE AMO, TE AMO, TE JURO POR DIOS QUE TE AMO ETERNAMENTE

TE MALDIGO, TE ODIO, QUE DIOS TE CASTIGUE…. QUE DIOS TE PERDONE

PORQUE YO NO, YO TE ODIO, MALDITO SEAS.

¿Lo ha oído  usted alguna vez?

15 ago. 2012

 
HE CAMINADO SOBRE LAS AGUAS,

 He trillado los caminos,

 Me he mirado en los espejos del tiempo

 y he aprendido un poquito, pero al hacerlo he descubierto que aprender algo no es más que provocar la sed de distancias que vive oculta en algún rincón del cerebro...Y la sed de aprender es más cruel que la sed del agua, porque la del agua puede ser satisfecha con poco, pero la sed del saber tiene que enfrentar el infinito para solo poder alcanzar, y para ello no siempre, un pequeño sorbo de lo eterno, de lo inmenso, de lo distante que nos parece tener al alcance de las manos.

 He caminado por ella, por él, por mi, por nosotros o no sé por quien, y si he aprendido algo tampoco lo sé, porque el bosque por el que me ha tocado atravesar está lleno de quimeras, de sueños, de recovecos, de torceduras, de engaños, de carcajadas, de guitarras viejas y de bandoneones desvencijados en cantinas furibundas de puertos lejanos… Y al dormir he caído sobre la piedra, sobre el cieno y sobre la seda pura hasta no entender quien soy ni de donde vengo. Ya solo sé que avanzo sin mirar al camino, solo miro al horizonte donde el cielo se toca en un beso matutino con el agua, tal vez para lavarse la cara como hago yo en las mañanas para poder abrir mis ojos cansados al mundo, o como los abre la rosa para enamorar con el nuevo día y los colores de la nueva aurora al caminante retrasado que intenta alcanzarme en las alturas del saber, del beber, del vivir. Hoy he caminado hasta aquí; cansado de andar, no de haber andado, ciego de no saber, cuanto pude aprender, pero más por lo que he olvidado, que cual las olas salinas que baten los arrecifes los embates del vivir nos martillan a diario las sienes como martillan las cocineras la carne antes de cocerla para ablandada a golpizas.

Ya no camino, ahora corro, corro con el pensamiento que sabe que el final de mi camino está cerca, que ya no voy hacia él; más él camino viene hacia mí. Ahora ya se quien soy y que quiero, pero de poco me vale, cuando algo has aprendido es que el final ha llegado, y el secreto de la vida espiritual es ese, nunca sabrás nada por mucho que camines, porque si algo aprendes un día, es que como al caminar sobre el agua, al final de unos pasos te hundes, cuando se acerca la muerte.

Caminar es atravesar un bosque, un desierto, un valle nevado…. Y al final del camino el profesor te encuentras con el profesor que te reclama la devolución de lo aprendido, para engañar al que sigue….

11 ago. 2012

                                                  
                                                      MIO, LO  MIO, TODO ESTO ES MIO…
Hoy por vez primera en mi vida quiero practicar el egoísmo; quiero recoger todo lo que es mío.
Cuando nací era media noche, bajo la lluvia, en un automóvil. Nada tenia; nada heredé, solo las gotas de la lluvia refrescante  que lavó mis rasguños, limpió la sangre y alivió a mi madre del dolor de parirme. Solo los pañales se ajustaron a mi cuerpo, y esos, como todo lo exterior, se cambian, se quitan y se ponen otros nuevos incesantemente… que la única vestimenta que perdura es la coraza de sueños, o la de miedos, o la de puro derrotismo interior… y esas viven y se alojan en el alma y el corazón, que no en la piel. Nada tengo; nada soy. Todo ha sido creado antes de que yo naciera, y todo queda cuando uno parte hacia el viaje final.  Aquellos que echan prendas en un sarcófago solo alimentan los bolsillos del sepulturero deshonesto o el de los buitres humanos que pululan entre las tumbas del cementerio.
Lo mío es un absurdo; nada es eterno, nada es propio. Las joyas, las riquezas, el poder, las posesiones físicas, como la sal del agua siempre quedan aquí abajo; solo el espíritu, como el vapor del agua se eleva a las alturas.  Por eso quiero recoger en un suspiro todo lo que me pertenece, lo que he logrado, lo que me han dado; solo en un suspiro lo guardo todo, lo demás no es mi reino, lo demás es la bruma de un atardecer que pudo ser muchas cosas, y no fue ninguna, de un sueño que pudo haber sido glorioso, y fue de golpes, tropezones y aprendizaje que nunca llegó a su fin.
Hoy yo miro a mis estantes, mis gavetas, mis libreros, mi pantalla; muchas letras, garabatos, reflexiones, memorias, sueños, experiencias….Nada….y Todo.   Los espacios cada día son menores y las necesidades diarias demandan más de cada uno de nosotros sin darnos nada a cambio.
Con la muerte en un tiempo crecían los valores acumulados de las familias aunque solo fueran recortes de papeles mojados, pero hoy no; hoy cada uno de los seres vivientes en este mundo acelerado está ocupado en la carrera mortal de ganar un mendrugo para su mesa, la moneda está recargada  de ceros y el papel vale solo eso, -papel.
¿Qué, pues es lo mio?  Menos que un suspiro, una burbuja que salta de la jabonera y se pierde entre mis cabellos ausentes.  Mañana en y por el incinerador de la ciudad las cenizas de mis letras esparcidas en pantanos de relleno sirven al menos para un fin. Esa es mi herencia, es la de todos, como dice el cura al despedir el duelo de un muerto junto al hueco que espera bajo la tierra: ¨Tierra a la tierra, cenizas a las cenizas,¨ mis huesos quemados (¡Oh, perdón, incinerados) y mis escritos, esos  SI, quemados…
Mientras en esos momentos  en la cama de un hospital da su primer grito un bebé que nace, que trata de anunciar que ha llegado el nuevo profeta, el nuevo día… es mi relevo, es el nuevo soñador que recoge la batuta y a lo mejor  llega dirigir mi orquesta que no ha sido.
Hoy he decidido, digo, recoger todo lo que es mio en un suspiro, en la bocanada de humo de un aromático puro, en la burbuja  juguetona de la ola que se reventó contra el arrecife en su carrera loca en busca de una aventura;  en la sonrisa del cocodrilo antes de engullirse el becerro...que es lo más grande que puedo tener y en la carretera un viandante cansado que solicita el alivio de parte del rico automovilista  que pasa inconsciente que se ríe y se aleja.  Mi vida es esa flor de un día que se abrió  al amanecer creyendo que era una rosa y no llegó a ser más que una yerba a la que se le recortan las espigas cada semana. Hoy quiero recoger lo mio, clamar  mis todos y mis menos, tomar mi desvencijada lira y sentarme a la orilla del mar con un caracol ahuecado a tocar trompetas  hasta que un cangrejo  sociable se acerque a mirarme… y yo a él.
¿Qué soy, quién soy? 
El pobre destello apagado de la luz que quiso ser faro y nunca pasó de ser yesca extraviada debajo de las arenas y cenizas abandonadas  por unos jóvenes que festejaban el nacimiento de una abeja enloquecida. Si, porque somos algunos quienes nacemos ya con el cerebro trastornado, y siempre queremos rehacer los pasados de otros mundos, de otras dimensiones en que hemos vivido, y tal vez amado, porque ser loco es solo del alma, el cuerpo no sabe de esas cosas del espíritu, del existir ni por de qué estamos aquí.  Todo lo que es mio está aquí en mi pecho,  acurrucado entre mis brazos, atado a mis sueños, … ese es el conjunto de nieblas que aparecen en mis madrugadas y se alejan cuando el sol pretende calentarlas por miedo a la claridad.  
Todo lo mio es bello, porque es burbuja al sol; y según vuela en mis sueños tornasolados de mil colores que resaltan y se alejan con el soplo de la brisa, como se muestran las caras del amor, la amistad, las joyas y las riquezas al vivir antes de abandonarte cuando llegas a la puerta de la sepultura.
Mi vida no es mi propiedad, lo mio es la nada, la niebla, el brillo del sol, la risa de la luna, la ilusión de querer ser algo y la realidad de no ser nada. Con nada nací, con nada vivo, con nada moriré.