30 sept. 2012

MI BOTECITO DE PAPEL


                                            
  MI BOTECITO DE PAPEL
 
                                                               MI BOTECITO DE PAPEL
                                                           Todo crece, o aspira a crecer
Todo adelanta, o aspira a mejorar;
Todo es esencia o al menos quiere ser el pétalo de la rosa
Todos somos así, porque fuimos creados para crecer…
Yo hice un botecito con una hoja de un viejo
Y mal usado periódico independiente,
-(Rebelde, fuerte en sus opiniones libertarias, enemigas de todas las reglas, -ética, moral y sociales a las que pretendía substituir con las propias suyas, por erróneas que las suyas fueran, y por mucho que contravinieran su convivencia en sociedad, familia y amor)- sin ponerle yo  otro nombre que los suyos, ni otras leyes que la vida…
Solo me interesaba verle navegar… fuera del agua, -(el papel no es muy bueno como flotador)- lo puse sobre un estante en la pared para decorar mi despacho, y me dediqué a escribirle poemas.
Miré las canciones antiguas que dicen de botecitos, caminé por las playas, los ríos y los muelles,
Visité los museos y recorrí los astilleros abandonados y encontré miles de historias, pinturas y botes grandes, pequeños, malos, buenos, pintaditos o herrumbrosos, pero ninguno tenía unas letras rebeldes como el mio…
Lo tomé en mis manos y le deposité un beso sorpresivo.
¿¡Besar yo un bote de papel! ?
¿Sentirme feliz de besar un viejo papel mal usado, inservible a la hora de navegar y convertirlo en mi pieza de conversación cultural?
Debo estar muy mal del cerebro, pensé por un instante…Pensé, pensé y volví a pensar. Paul Gauguin, en Vincent Van Gogh, en Quevedo, en Dalí... ¿Quién soy yo?  Me pregunto.
Una tormenta que soplaba con vientos furiosos rompió en cristal de mi ventana y como si a propósito hubiera penetrado en busca del periódico rebelde, o un diablito encapotado con rabias de fricciones pasadas con los escritos del papel  regresara en busca de revancha contra mis manos por haberle dado vida a lo que un día fueron sus ilusiones y luego los tropiezos del camino le mostraron la cara real de lo que la tinta, -que es borrable siempre y que es lo que él creía su verdad le había hecho creer de suyo,-  y al tratar de vengarse de mi por darle un lugar especial en mi despacho al sucio papel,  a falta de otro recurso lanzó al piso a mi botecito de papel.
Lo tomé en mis manos, lo acuné en mi pecho, yo amo el mar y los barcos, los botes, los veleros…
Lo llevé a la alberca, lo senté en el agua, lo miré en la calma…y soplé un poquito con mis propios alientos para llenarle las velas que no tenía…. Y comenzó a penetrar el agua porque se hundía; poco a poquito se hundía…poco a poquito me herían las letras  de sus promesas de libertad que de cada línea se desteñían, porque aunque en ellas no me veía, veía un mundo distinto en la esperanza humilde de una navecita endeble y una palabras capaces de encender un fuego en el Polo. Y traté de salvarlo, lo tomé con cariño en mis brazos, los acerqué a la lumbre de un quinqué, lo acerqué a la hornilla del fogón, lo llevé por delante del grito de un viejo ventilador y traté de exponerlo a los rayos del sol…  Pero el papel periódico sucio de ya, viejo, desgastado y vuelto a moldear aparentemente era por sus propias palabras, aunque a Dios mentaba mucho, un reto impío a la virtud del amor de Dios, o a las ciencias de la materia, o a la realización de que nada nuevo y fuerte y puro puede construirse sobre las bases de un viejo ladrillo de cienos, ni sobre una hojarasca de pretendidas flores que no fueron más que hierbas del camino. Yo no sé de qué estaba hecho ese papel…
Y se le torcieron los bordes al botecito de papel, y se me torcieron a mí los  tontos e infantiles deseos de tener aquel botecito de papel con tantos papeles limpios que hay en el basurero.
Se calmó la tormenta, un nuevo cristal adorna mi ventana, o mejor, me protege de las tormentas, en mi estante he puesto un botecito de cristal…. Sé que si el viento de la tormenta rompe el cristal de la ventana y lanza este bote nuevo al suelo, lo quiebra sin remedio, pero no habrá que secarlo, ni que pensar en pintores, ni que albergar esperanzas, que solo un botecito de papel puede necesitar…
Ayer me senté junto a la alberca, tomé un viejo papel mal usado y construí un botecito de papel y lo puse a navegar.  Llamé al cielo para pedirle un viento que le llenara las velas a mi botecito de papel, pero  mi bote no tiene velas… Miré a las sombras de mis quimeras y les pedí un impulso para mi bote, pero las sombras no son propelas y nada puede impulsar mi bote, nada lo impulsa el papel se hunde, y solo me queda la bañadera.
Me salí a la brisa y le canté a la tarde y en la soledad del bosque escribí un poema  a las aves tontas que vuelan en mi pecho y caminé mil piedras sin nombre ni tierra, en los zancos altos de un sueño enloquecido tal vez por unos ojos que nunca vi y ya no quiero ver… Nadé por las aguas del lago ya seco y allí navegaban rodando por los suelos, cien botecitos de papel que algunos niños dejaron a su paso cuando soñaban con sus amores y el mar…

29 sept. 2012

Cultivo una Rosa Blanca



 Cultivo una rosa blanca,
en junio como en enero,
para el amigo sincero
que me da su mano franca;
y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo,
cultivo una rosa blanca.

17 sept. 2012

Miré al Sol desde Mi Rosal



Miré al sol del amanecer desde mi rosal, y allí estaba tu retrato en medio del astro rey. No se cual era más fuerte al penetrar mis ojos, la luz del sol o el brillo de tus ojos, ni tampoco se como puede algo tan pequeño querer competir con ...
algo tan grande.
Luego miré al sedero que se extiende por el valle entre las montañas y se pierde al cruzar el rio... Más allá el perfume de los aromales tiraban del corazón de un viejo trovador que sentado a la orilla del camino cantaba sus ya cansadas melodías en las que ensalzaba tu belleza...
Casi como el espíritu que vaga entre los cielos y se pasea por la olas mañaneras miré al horizonte cargado de ilusiones, y un ave regalona pasó sobre mis sienes dejando una visión de tierras ausentes, de vidas ajenas, de soñadores sin uñas, de serpientes sin veneno, de nubes violeta que nadie vio jamás. La luna llegará esta noche y tal vez se pose en mi jardín, pero ya yo estaré lejos, la muerte no perdona. Los espíritus de la nieve vagan en pequeños copos de luz azul que brillan en las auroras como los ojos del pez nadando en la madrugada por los bajos del atolón más lejano en un océano de ilusiones insatisfechas porque me quedé sentado en mi rosal esperando por un beso.
El viento sacudió la rama del rosal y esta me tocó en los labios con seductora ilusión, pero me clavó la espina y luego me dejó la flor rozándome el pecho como si los senos amados quisieran decirme….
Ver más


............................................................................................................................

Las emociones que en silencio subliman a veces el alma nunca son definidas, es que al abrir los ojos y mirar a la distancia y sentir el calor de la rosa y las distancias espirituales con los elementos al tiempo que a nuestro cerebro penetran marchando silentes los horizontes que por distantes nos penetran más profundamente y todo lo que es bello, amado, sentido, escuchado está y no está en ese sinsentido que nos domina a veces en un instante en que las realidades saltan ante nuestros ojos y sinembargo no existimos, estamos en suspenso y no lo sabemos, solo sabemos que amamos, que hay aroma, que estamos ahi, ahí...poco importa donde, pero estamos...

12 sept. 2012

El Diablo y Jesus



Difícil es a veces entender a las personas, cuando tratan de mostrar su personalidad a la sociedad en donde viven y al entorno que les rodea, porque sin ser actores ni actrices quieren vivir cambiando de maquillajes para casa escena o produ...
cción. Unas veces quieren para un público ser un rey o una reina y para el otro el ogro o la vampira, no reconociendo que mientras que en el teatro y el cine
eso es una profesión admirable, en la vida real es una aberración insostenible. Porque, sencillamente, no podemos ser albañil para un contratista y aviador para el otro al mismo tiempo, o somos albañiles o somos aviadores. Aquí en Facebook es cosa fácil vivir del engaño, engañar y dejarse ser engañado, pero al dejar el teclado nos enfrentamos con la vida real; somos lo uno o lo otro o no somos nada; querer incidir en la doble personalidad en la vida real es absurdo y a veces hasta ridículo y ofensivo. Tienes varias amistades en el mismo barrio, hablan, beben y comulgan a diario, al final todos los saben todo de todos y cada uno, pretender que unos sepan de que color es el mantel de la mesa y las cortinas de la sala de la casa en que viven, y que el otro crea que son de un color diferente, es más de lo que una persona sensata puede concebir o una amistad seria puede aceptar. Querer que el mundo sepa que uno, por ejemplo, hace trabajos de escultura en la parte de atrás de su casa; al mismo tiempo que tratar de ocultárselo a un tío, que es el que más pronto lo va a saber, es mas que absurdo, es tonto, estúpido y crea dudas del por qué se le oculta. A menos que se esté trabajando a escondidas de este porque el tío es policía. La vida tiene muchos matices en la conducta humana y uno de los más importantes y al mismo tiempo más usado y abusado es, el creer que se pueden vivir varias vidas en el mismo lugar, al mismo tiempo, con buenos resultados. Ya lo decía Lincoln que uno puede engañar a parte del pueblo, parte del tiempo, no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.
Luego para poder mantener la fe de quienes nos leen lo que escribimos y decimos, es preciso mantener una línea de conducta ética y profesional que haga llegar a todo el mismo mensaje de la misma manera; a o ninguno, bajo ninguna circunstancias; lo otro es buscar el fracaso, la falsedad, y al final la duda y el desprecio de quienes nos aprecian o nos quieren bien y darle material de ataque a los que no nos quieren bien.

8 sept. 2012

TEN FE EN MI


                                                                        


LA FE

LA FE EN DIOS

LA FE EN EL SER HUMANO

LA FE EN EL SER AMADO

Desde que el hombre camina sobre la tierra siempre hubo uno que le pidió, -¡Que le exigió!- a los otros que tuvieran FE en él, para él poder gobernarlo a su manera.  Pero cuando dos personas se conocen bien resulta que cada uno se siente igual al otro y no ve su superioridad, y de ahí surge la desobediencia, y después el reto a su sabiduría, su autoridad...  Es entonces cuando el más astuto, perdida ya la clave de su dominio sobre el otro, se inventa un poder extraterrenal que solo él posee y ve, y así se lo hace saber a sus vecinos…  De ahí surgen las ¨creencias¨, las imágenes, la FE en aquello que este dice saber, poseer y que le sirve para dominar a los otros. Y, claro, también comienzan  a salir aquellos que no se dejan engatusar con cuentos chinos y demandan pruebas del poder, de la autoridad, de los misterios, de las prédicas que nadie ve y solo en las palabras del recién nacido ¨profeta¨ escuchan. Pero el recién aparecido profeta no está dispuesto a ceder ni un palmo del terreno ya abonado por él y crea un nuevo lema: ¨Fe Ciega¨

Los otros no pueden ver porque no tienen FE, y de ahí que son ¨herejes¨, malditos, hijos del infierno, malos y debe eliminárseles de la comunidad. La FE se impone.  No porque el pueblo la tenga, si no porque el que dice que es poseedor de esta lo exige, y hay que aceptárselo, obedecerle, o perecer. He ahí la Fe en las religiones, en los templos, en los profetas y mesías…

Y si alguno que me lea lo duda, que mire a La Santísima Inquisición, a ver si es diferente a los métodos de los comunistas y de los nazis y de los musulmanes, etc. Es más, todos estos aprendieron sus crueles prácticas y criminales métodos precisamente de las religiones.

Ten FE, nos dicen unos en total ignorancia….

TEN FE EN MI,  piden muchos más

TIENES QUE TENER FE

Pero ¿Es que la fe se fabrica a voluntad dentro del cerebro humano acaso?

No, digo yo, la fe, que a veces llamamos también ¨Confianza¨ es el producto de lo que vemos, de lo que sentimos como resultado de una conducta, de unos hechos, de algo tangible o al menos alcanzable al ser provocado por el diario vivir y ver.  Un jefe confía en que el subalterno va a cumplir con la misión que le asigna, porque con anterioridad ha visto que ese empleado siempre  sigue sus órdenes al pie de la letra. Un jardinero pone su fe en una semilla traída de otra tierra porque sabe que las semillas de Allí son de buena calidad; eso es lo que le hace creer y confiar que en su terreno esa semilla puede germinar y producirle el tipo de flor que él intenta cultivar y producir.

Eso que llamamos FE  entonces es confianza; y la confianza es basada en las experiencias anteriores y esta a su vez producto de algo visto o hecho que nos hace aceptar de otros una promesa, un plan, un proyecto.  

Un constructor que ha puesto bien los ladrillos en la pared del vecino nos inspira suficiente confianza para que lo contratemos para que nos fabrique nuestro templo. Un niño que recoge el bastón que se la caído a la anciana que no se puede agachar nos inspira a creer que ese niño está dotado de la virtud de la caridad, como el marino cuyo barco está encallado en la boca del rio al estudiar las corrientes de la zona puede confiar en que a las tantas horas la pleamar le permite sacar su barco y seguir su travesía.

Ten fe en mí, créeme lo que te digo, cree en esa imagen pintada, en esa figura de yeso, en esa mancha en la pared, que eso es un signo de Dios y es pecado dudar.  Estas y muchas más palabras a ese fin oímos a diario, en el templo, en el gobierno, en el mercado, en el amor y en la almohada.

También eso oímos en los tribunales de justicia.  Todos responden, ¨SI¨, cuando se les hacen las tres preguntas para hacer que digan la verdad.  Pero he aquí, que como la verdad es relativa muchos al responder son honestos y en efecto van a decirnos ¨La verdad¨; SU, verdad.   Pero SU verdad es más que probable que no sea nuestra ¨verdad¨  y por consiguiente nos vemos ante una situación donde no podemos creerle, no podemos aceptarle  su verdad, porque no se ajusta a la verdad de los hechos que se juzgan ahí, o de los procedimientos, o de las evidencias materiales que tenemos en el expediente.  De ahí que no podemos creerle la historia de su verdad, no podemos confiar en lo que nos dice y por ende no podemos tener FE en sus palabras, en sus juramentos, en su persona.

Pero lo más curioso es que en la mayoría los casos las reacciones siempre son, por consiguiente negativas; unas por aquellos que quieren imponer sus ideas y se niegan a aceptar las ideas y expresiones de los demás, y otros porque al ver que en algo se les ocultan la verdad y las evidencias, o se les trata de desviar la atención para poder engañarlos, no puede o no quieren ya creerle más al que lo pretende, o lo predica, o lo jura.

Yo por uno, sin ser científico lo miro todo con en ojo crédulo y uno investigativo.  Yo acepto todo lo que quieran decir, con placer y gentileza, pero eso no significa que lo creo o lo dudo; no, yo voy a los libros, al terreno, a la lluvia  y le pregunto a la brisa, a las flores, al diablo mismo si es el único testigo de la razón si solo por mi propia satisfacción y entendimiento. Luego me sonrío; felices son los que con fe van por los caminos, unos dominando, otros dominados….Ninguno de los dos felices, ambos embaucados.

 

5 sept. 2012

CON UN VACÍO EN EL ALMA


                                                                                    
 
 
                                                          CON UN VACÍO EN EL ALMA

Cuando una persona nace con un vacío en el alma que le ha sido asignado desde antes de nacer por el cielo o quien su Creador sea, en otra parte del planeta nace la llave de ese vacío, pero es bastante difícil que las dos partes se encuentren y  además, a veces cuando se encuentran muchos factores afectan, como entre el eje y la rueda de una carreta.  A veces abunda una parte y no alcanza la otra, o una rueda es más pequeña, como en las llantas de emergencias de los autos. La vida humana es así.  Todos hablan de felicidad, de uniones más o menos perfectas, y de otras que nunca llegan a ser felices aunque vivan en paz toda una  vida, como sucede con los matrimonios entre parejas de ciertas nacionalidades y religiones, que los casan sin contar con sus sentimientos por la religión o las conveniencias de las familias, las iglesias o los gobernantes de turno. Así, llenar el vacío en un alma no es tarea que uno voluntariamente quiera hacerlo, ni obligatoriamente menos; llenar un vacío solo el destino lo hace, si llega el caso. Y en ocasiones uno puede llenar parte de ese espacio, pero no el total y es necesaria la intervención de terceros… Y ya entramos en una situación enteramente distinta que nos lleva a examinar cada pieza de la maquinaria y nunca, por más que nos esforcemos vamos a poder resolverlo. Psicólogos, psiquiatras, expertos y toda clase de expertos tratan  de resolver estos casos, pero las realidades sociales y las legales, las tradiciones y los compromisos se imponen, por ello al final del día todos acaban por aconsejar a cada uno que se conforme con lo que tiene, para lo cual no hubiera sido necesario ni tratar nada.

Mi larga vida me ha enseñado que todos nos necesitamos los unos a los otros, pero que todos  vivíamos antes de conocernos y podemos vivir los unos in los otros.  Los hijos salen al mundo lejos de los padres, los hermanos se alejan sin más contacto que tal vez una carta en las distancias de tiempo y físicas; el ave vuela del nido,  y los sentimientos quedan como las ramitas aburridas de lo que una vez fueron florecidos retoños, luego cálidos nidos y al final gajitos disecados por el tiempo y abandonados por sus pichones. Tal vez alguna plumilla descarriada les queda para el recuerdo.

Yo quisiera ser un mago y de la nada crear una estrella que iluminara cada ser en su espíritu de modo que por un instante siquiera fuera feliz cada uno, y que sus almas se llenaran con mis deseos para satisfacer sus sueños; pero soy tan pobre, soy tan incapaz, soy tan…tan…tan…  como una campana hueca que por no tener un péndulo duro, no suena…. Poco tengo, poco puedo, solo sueños… y los sueños, sueños son.

Pero la vida sigue su pesada marcha; el planeta gira y del espacio le penetran millones de granitos de arenas que se queman al penetrar nuestro ambiente. Nuestras almas no son ajenas a esto, se nos queman a diario, al tratar de penetrar los misterios de la vida, mientras viajan vacías en busca de sustento.  ¿De qué sirve pensar que uno ama? ¿De qué sirven las ruedas del silencio, si a gritos las almas viajan vacías en busca de sus cielos?

Cielos no hay, solo hay un espacio vacío; tan vacío como los lagos sin agua, los mares sin olas y los corazones sin sangre. Yo no puedo llenar los barriles que detrás de los ranchos recogen las lluvias, porque las lluvias en mi vida son de sortilegios envueltos en sangre que riegan los dioses sobre las viñas para darnos el vino del amor, la esencia de la vida. No, yo no sé volar por el firmamento; no puedo elevar un a plegaria al cielo porque allí no hay nadie que me escuche, ni puedo levantar la pesada carga de arenas que hoy son granitos y cascos viejos, pero que ayer fueron el cemento que hizo grande, bello y fuerte el templo del amor.  Los árboles que rodean el templo nos miran con sus flores marchitas al pasar sin valor y sin risas.  Ya no cantan las aves al son de las primaveras, ni se alegran las aguas del lago; las almas viajan con las alforjas vacías, como el arria de mulas que escala la montaña en busca del café.

Se mueren las ostras y las perlas a medio crecer se desbordan y lejos de iluminar el cuello y la pulsera de la doncella deslumbran al pez que rebusca en los fondos al pez más pequeño para su alimento.   No puedo llenar el vacío porque requiere de muchos.  Si las joyas, las caricias, las fiestas y el oro no pueden enriquecer las arcas del tesoro del sentir de la princesa, no puede el beso de un sapo alentar sentimientos de la gloria del cielo en la laguna. No es misterio, es la sangre que corre por las venas de la guitarra que se quedó dormida en una nota; ausencia de sonido, luz obscura del bosque muerto que se quedó sin alma.

Poco importa si el volcán interno de un amante chilla y lanza su lava por los mares y las cenizas por los  aires; si al final solo piedra quemada pavimenta las islas y las arenas y cenizas, cenizas son y al suelo regresan por más que hayan volado.

Al cielo fuimos, lava, ceniza y yo, y del cielo caímos, como  como caen las ánimas con las alas quemadas cuando pecan ante Dios.  Poco queda más que otro corazón vacío, otra alma sin sustento, otro poema sin rima, un recuerdo imaginado de sueños que nunca supieron navegar por los continentes del entendimiento….  Todo es nada, el color es ilusorio, el iris del arco es hológrafo burlón, la nube es blanca pero no es fiel, por eso asume los colores de la sombra, el sol, el oro, la plata y las luces de la ciudad.

No sé yo de llenar vacíos, vacío estoy; tampoco sé si del rocío las gotas han de quedar planas en el pétalo de la rosa, porque al menos yo las veo redonditas como una bolas.  Vacío el corazón, vacías las almas, vacío está el universo, porque vacía está mi canción.