28 ago. 2012

YO QUIERO MIRAR AL CAMINO






Yo quiero mirar al camino con los ojos abiertos al sol,

Quiero pisar cada piedra por dura que sea con la firme creencia

 En mis pasos, de que trillo por valles, bosques y lagos a sabiendas que

 Al final del camino me espera el descanso. No, no es que me muera mañana, es que al escalar las montañas se cansan las piernas, al vadear las aguas se desgastan las gotas y

Al arrastrar las cargas de sueños, de penas, de agonías y placeres se juntan las carnes

Cansancio, de mente, recuerdos y luces, obscuros y silencios al tiempo que oscuros y amaneceres.

Una flor que al nacer hace sueños es la clave de un poema que nace, de una idea que florece en la mente, de un mensaje del cielo a los hombres, y es el aroma que une las almas.

Por ello amo mi jardín, porque en las alas del ave y la mariposa vuelan las aromas y en la carga de las abejitas viajan las mieles del bien.  Nada surge de la nada, todo sale de una bendición….  Yo no sé que es eso de una bendición, ni se nada de milagros, solo sé que se alegran los campos cuando cantan las aves y se renuevan los rosales.   En cada cerebro surge una idea y en cada corazón un niño renace…. Porque niños los humanos somos, por más que los años nos pasen y es de ahí que se marchitan las vidas y se apagan los cirios del templo al rezar… por no compreder…

La carne envejece, el cerebro no…  Los últimos rezos al cielo los pronuncia un suspiro al morir, sin que medien ni cura ni monja, solo la cobarde silueta del hombre que deja de ser carne para ser perchero con piel.   Uno no es más que su piel. Mañana los huesos ruedan por las praderas y el niño que pasa inocente juega con ellos. Nada sabe de aventuras, de ayer, de traiciones, ni verbos, ni astucia…  el niño, como la flor solo vive el rocío  que le inspira mojado al amanecer.

Son piratas las hora del sueño, ladrones de naves de oropeles y tintes que pretenden sembrar los valles de arcos iris… total para nada… porque nada es todo y todo es nada. No creo a mis ojos a veces porque el hológrafo me los engaña, y sin embargo creo en un Ser Divino que nadie ha visto ni nadie jamás verá.  Somos un canto que hace eco en las montañas y se pierde en el vacío de una copa de champán que se volcado…

El piso resbalosos te hace caer, y si no te mató la borrachera, el champán al final tumbarte ha logrado…   Perchero soy, un pantalón y una camisa hechos de piel que cuelga del perchero y camina por mares y por cielos creyendo que ha vivido….

No hay comentarios:

Publicar un comentario