8 dic. 2011

Capitulos

SI UN CAPITULO SE CIERRA, puede que sigamos viviendo la novela, que en nuestros corazones siga, o no; pero si solo se cierra la página y se sigue pensando en la trama al levantar el libro otra vez, esa página última es el eslabón que fue final un dia y es fiel comienzo al siguiente. Es por eso que pululan por el cerebro los recuerdos, las memorias, los momentos bonitos de la historia y los feos comienzan a devanecerse, porque vemos en la página que sigue que los otros y las otras protagonistas nos roban el momento que viviamos antes de cerrar el libro ayer. Que nadie se haga ilusiones, en el corazón no se manda; el corazón es un nómada en el desierto. Puedes amarrar el cuerpo, encarcelar al que lo lleva, pero aun dentro del pecho el corazón es rebelde, es libre, es desobediente y travieso. Es a veces ajeno a nosotros mismos. Por eso es que hacemos tantas cosas que el cerebro nos quiere negar o que ese mismo cerebro les quiere negar a los demás mientras que el corazón con sus pasiones lo delata. Por eso es que en la justicia penal lo que las palabras dicen vale menos como evidencia testimonial que lo que las acciones demuestran. Abramos la novela en un nuevo capitulo, si es que podemos borrar los anteriores...

No hay comentarios:

Publicar un comentario