10 dic. 2010

SE ME ROMPEN LAS HORAS

Se me rompen las horas

 

Se me rompen la horas
sobre el clavel de sus labios
y se me quiebra la noche
al cantar, -raro- el sinsonte;
dormida, no ríe
su noche es silente…
La miré sin prisa,
la contemplé toda,
suspiraba ella
soñaba tal vez
se volvió de lado
y suspiró otra vez.
Los arrecifes del tiempo
se extienden hasta mis playas.
Puertos de primaveras
de trigos llenas,
cosechas de aves viajeras,
cual cargamentos de bayas
que unen tierra, mar y cielo
y que duermen junto a ella.
La toco, ¿o no?
Dejo el pensamiento aquí
volar por aires lejanos:
quédome un ratito así,
¡miradla, sí!-
pero me guardo la mano.
Una nube que pasaba
besó su rostro sin verla
Y yo en la oscuridad serena
pensé que mucho la amaba.
Ya se me quiebra la noche
en el deseo y sin beso…
Y de la madrugada el coche
ya me prepara el regreso,
al puerto de mis ausencias
arrecife de dolores…
Soñar, he soñado solo,
dormir, no, nunca he dormido.

Don Gilberto

No hay comentarios:

Publicar un comentario