10 dic. 2010

LA ISLA DE SAN SI TE SALVAS

Cuando salí del agua, luego que mi pie derecho tocara el arena del fondo en medio de las candelillas verdes causadas por los movimientos de mi cuerpo a tono con las jaibas que me huian y los pececillos en las cercanias, mis músculos estaban casi agotados y, al no ser por las ansias de vivir se hubieran hundido hace horas ya, rendidos de tanto nadar.  Me adelanto a paso tembloroso sobres el arena mientras de mis boca y narices pujaban por escapar chorros de agua saliva e hiel.  Si, hiel, que el sistema interno se rebela y ataca cuando lo fastidian demasiado. Un poco de tos surtia tambien.  Pero, ¡que diantres, estoy en tierra!.... y estoy respirando. Creo que debo estar vivo.
Mi tiré en el mojado suelo, en la arena. Rica que es la vida, a veces.
Me dormi, creo.
 
"Despierte, oiga, despierte, señor, esta helado, pero el sol esta muy alto ya y usté ya lleva muchas horas durmiendo ahi en la arena."
Nooo, debo haberme ahogado, no, no es verdad....estoy en tierra....y una mujer ahi parada de lante de mi...la confusion tenia todo su poder echado sobre mi pobre cerebro enfebrecido. No, no puede ser, me repetia yo mismo sin abrir la boca...
Mire, ahi mi papa le trajo una penca de areca, pa que la use de ropa... el se fue a buscarle un algo caliente que beber.  ¡Ropas!  Otro despertar y mas rudo aun: yo estaba enteramente desnudo alli, acostado al sol sobre las calidas arenas, con aquella chica delante y yo como me pario mi madre. ¡Vergüenza!
 
No se preocupe, señor, mi padre sabe que usted naufragó, el y yo estabamos echando unos palangres cuando vimos a su barco perderse en la distancia, o acaso hundirse.  Y nos pasamos toda la noche buscando por si podiamos salvar a alguno, pero no encontramos a nadie tampoco esa vez.
¿Y cuando me encontraron a mi aqui?.
Hace como... un buen rato.  Por favor, señorita, dejeme meterme en el agua y alli detras de una mata hasta que vuelva su padre; yo le estoy agradecido pero...
Yo comprendo, señor; los de aqui sabemos vivir con la verdad y la realidad, como siempre dice mi papa.   Pongase esa penca de guano ahi pa que se parezca a Adan.
No pude menos que reirme. Vaya mujer esta chica, realista y hasta sabe de adan...he?  y de Eva????
Cuando el padre de mi salvadora regresaba, desde la distancia, al verlo, me parecia que todo aquello eran mentiras. No, me dije esto no puede ser; estoy soñando, o, o ¿es que acaso realmente me he ahogado y ya estoy aqui, en el otro mundo? ¡Hum!  Y ahora es este el cielo, o el paraiso, o donde estan las sirenas de Homero....
¡En silencio comienzo a llamar a las puertas del Olimpo!  Se agolpan los pensamientos y se regodean los demonios en el cerebro jugando a los escondidos.  Diablos de la risa, no os escondais, malvados, grito a voz en cuello sin que mi anfitriona pueda oir un soplito de aire siquiera...y eso confoirma mi duda, estoy en "el otro lado".. Miro hacia ella, huele a pescado, la piel reseca y tostada por la salitre y el sol, pero, sin duda, es una mujer..No; mentiras, estoy desvariando, debo tener fiebre, si si; mi piel echa candela. Cierro los ojos, no; no quiero mirar.
¿Que le pasa, ? hableme, por favor, que me asusta cuando lo veo asi... la voz tierna y femenina me trajo de un tiron a la realidad. Hombre, que pasa aqui. Estoy en una playa bellisima, bajo un sol que achicharra los huesos, desnudo y de pie, con una penca de areca por ropaje y oyendo una voz de mujer. Santos demonios, como se puede un hombre pensar en morirse precisamente ahora y aqui. Me sacudi un poco el arena, me limpie un poco los ojos mientras apenas atinaba a decirle, perdoneme, amiga, creo que he perdido la razon.
Pero mi asombro ne temina alli. Sea el cielo o el infierno uno de ellos me ha traido hasta aqui.
Claro, no me queda duda alguna. Y esta doncella tan serena ante la presencia de una aparicion de un hombre desnudo en la playa, que lo mira con ojos de santa y no de gente viva... No, mentiras, no estoy vivo. Esto es eso que dicen de tantacion, o es que me quieren cobrar mis aventuras de faldas en la mar, en la tierra y en el puerto, o todo junto. Oh, diablos, que ganar de salir corriendo, de huir, a ver si de nuevo me lanzo al mar y me voy por donde mismo vine. Mi mente esta al explotar.  Sacudi la cabeza con tal furia que la chica medio se asusto.
Ya, tenga calma buen hombre ya por alli vine mi papa. Yo creia que yo estaba de pie.
De pronto un fuerte brazo se mete por debajo de mi espalda y trata de levantarme, "Anda, marinero, que estas a salvo"    Arriba, tomate este caldo caliente que eso te va hacer vivir, decia mientras ella acercaba un jarro a mi boca y el hombre me sostenia medio sentado, sobre parte de sus rodillas.
¿Donde estoy?  Logre preguntar.
En tierra, a salvo, vivito y coleando.  Anda, tomate el caldo, y aqui te traje una poca de ropas....
Ahora mismo, ya; grite sin dejarlo acabar de decir mas...
No, primero la sopa
Pero, no hay peros, mi hija es una persona llena de vida humana y criada en la realidad.
Ella y yo tambien como tu, llegamos a esta isla desierta despues de hace mucho, pero mucho tiempo, naufragar.  De modo que bienvenido a "San Si Te Salvas."
No se de que me hablas.
Mi hija le puso nombre a esta playa, despues que a vivir aqui, a solas con la naturaleza nos tuvimos que acostumbrar...
Pero ella me habla de Adan...
Y ya te hablara de historia, recuerdos y mas...yo le he contado mil veces lo que sabia de ayer... cuando hasta aqui llegamos.
¿Hace cuanto tiempo de eso, de que llegaro ustedes aqui? Hace con este sol de hoy, 8,032 soles y un fracatan de lunas.
Pero.....
No te preocupes ahora, ponte esa ropa de vegetales tejidos, que buena falta te hacen. Y si puedes caminar vamos hasta el salto alla arriba para que te quites la sal del cuerpo.
La cueva donde vivimos anda tambien por alla.
Padre e hija, tomadome de los brazos para que no me cayera, me ayudaron por el camino, hasta la hermosa cascada y me sambulli en una como fuente que la misma agua creara.
Luego me llevaron a su cueva.
Que ricuras de atmosfera fresca. Y me acoste a dormir.
No me despierten por favor, que ahora si quiero, y con ella,  soñar.
Despues el mar cantar
á

Gilberto F. Rodriguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario